Real e Ilustre Hermandad de Ntra. Sra. del Rocio

Los Palacios y Villafranca (Sevilla)

 

Plaza Cristo de la Salud 4

41720 - Los Palacios y Villafranca

Tfno. 955810957

hermandad@rociolospalacios.com
www.rociolospalacios.com

Faltan para el Lunes de Pentecostés

XII Pregón. D. Manuel Teba de Monte

01/01/2016

Era el Año Mariano de 1.988. El Pregón se celebraría en un nuevo escenario: la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús. En la mañana del 1 de Mayo, D. Manuel Teba de Monte, miembro de la Junta de Gobierno de la Hermandad del Rocío de La Palma del Condado (tercera de las filiales de Almonte), fue el encargado de ofrecer un Pregón muy armonioso y con un trasfondo completamente mariano.

 

Fue presentado por el Hermano Mayor de la Hermandad de Los Palacios y Villafranca, D. Manuel Falcón Calvo. Entre las anécdotas y relatos con los que el pregonero trenzó su Pregón, me llamó la atención la forma de comenzar el mismo, pues puso verdadero interés en contarnos un suceso que le contaron siendo niño y que nos haría comprender el cómo y el porqué de su presencia en el atril para hablar a todos de la Señora del Rocío y de su llamada a la Romería: “Tiempo ha, un joven matrimonio de rocieros de ley, se preparaban con alegría para recibir el primer fruto de su matrimonio. En la casa hay un poco de desconcierto porque el parto se presenta con complicaciones. La tensión sube cuando el médico ve que lo tiene muy difícil para sacar al niño o a la niña con vida y conservar la de la madre.

Después de muchos contratiempos, viene al mundo un niño que nace sin vida, y rápidamente es depositado en una mesa donde se le tapa con un paño, y allí es olvidado porque las asistencias las necesita la madre. Cuando ella recupera el sentido, pregunta si ha sido niño o niño; se la quiere distraer para no decirle en ese momento lo ocurrido, pero el corazón de madre se imagina lo peor, y de sus labios salen estas palabras: ¡Madre mía del Rocío! En ese preciso momento y no antes ni después, el niño olvidado rompe a llorar, lleno de vida...”.

 

“Virgen de las Marismas, Madre y Señora de tantísimos pobres como te lloran; vida y dulzura de todo el que te cuenta sus amarguras. Cada día es más bonita nuestra Virgen del Rocío, cuando la aclama el gentío brilla en su cara una cosa que por la espalda da frío”.

Please reload

Noticias

Bienvenido

Visítanos en

 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
Archivos de Noticias
Please reload